Seguramente te habrás fijado en que una de las marcas de las que más hablamos en el Blog de Hadock Creativos es Coca-Cola. ¿El motivo? Porque ha conseguido asociar a su marca, a través de la publicidad y la comunicación, uno de los mejores conceptos que se pueden asociar a una marca: la Felicidad.

¿Has jugado alguna vez a eso de «dime lo primero que se te ocurra si te digo…»? Pues si se hiciera la prueba con la palabra «felicidad» y una muestra de población determinada, lo más probable es que un alto porcentaje dijera Coca-Cola. Y eso es por la gran estrategia de comunicación que desde hace años lleva trabajando la marca.

Pues bien, una vez dicho todo esto y tras conseguir aburrirte, mi querido lector, ahora ya pasamos a lo que mola: un poco de publicidad de la buena. Y como habrás adivinado con tus grandes dotes de adivinación, hoy hablaremos de la última campaña de Coca-Cola: «A Generous World» («Un mundo generoso»). Una campaña de comunicación con la que pretende seguir reforzando esa asociación entre felicidad y Coca-Cola.

En esta ocasión, la marca nos trae una historia con toques cómicos en la que se suceden una serie de catastróficas desdichas en un espacio y un tiempo reducido. Una guitarrista a la que se le rompe una cuerda de la guitarra, una monja a la que se le lleva el coche la grúa, un náufrago o un meteorito que cae encima de un puesto del paseo marítimo. Y todo empieza con la compra de una simple Coca-Cola que acaba pasando de mano en mano, de desdichado a desdichado.

La vida es dura, eso es un hecho, pero siempre hay alguien que lo está pasando peor que nosotros. Y aunque no sea más que un gesto simbólico, que nos echen un cable ayuda y te alegra el día. Este es el mensaje que pretende transmitir Coca-Cola de la mano de la agencia creativa Wieden+Kennedy.

Ojalá siempre haya alguien cerca con una Coca-Cola para compartir un poco de felicidad