Es típico que cuando nos anuncian algo relacionado con la seguridad vial el drama esté presente en el anuncio. O, por lo menos, en anuncio no se suele catalogar como cómico.

Skoda ha roto ese molde para anunciar un nuevo complemento para el coche. Aquí os dejamos el anuncio: mejor que lo veáis antes de seguir comentándolo.

 

El anuncio, de Skoda Francia, está protagonizado por un perro de una tonelada y su amo. Las situaciones en las que les vemos nos sacan una sonrisa como mínimo de nuestros labios. Es cómica la situación. Cuesta saber por dónde van los tiros: ¿un Skoda muy grande venden?, ¿un Skoda para llamar la atención? Nada de eso. Te están mostrando a un perro que pesa tanto como el perro que va sin atar en caso de accidente. De la velocidad, el animal se convierte en un proyectil mortal que puede causar más víctimas de las iniciales.

Para evitar eso Skoda ha ideado un cinturón para perros. Ata a tu perro en el coche, como harías con cualquier persona. La verdad es que ya hay muchas marcas que, a la hora de configurar el coche, te dan la opción de comprar un cinturón para perros. Pero Skoda ha sido el primero en posicionarse en el mercado mostrando este producto. Muestra el coche, pero sobre todo el producto.

Es publicidad, porque vende, pero también podríamos considerarlo como un ejercicio de relaciones públicas por parte de la marca checa. Si recordáis, la publicidad y las relaciones públicas son cosas diferentes, tal y como os explicamos hace unos meses en este otro artículo.