La publicidad tiene que vender. Para vender no puede utilizar palabras que suenen mal. Hay que buscar eufemismos. Pues bien, la agencia Havas ha roto las reglas con la original campaña de VIPoo, un producto de Air Wick para atrapar los malos olores al ir al baño. Mira, «malos olores»… Se podría considerar eufemismo de «peste».

El título de la campaña ya incluye directamente la palabra «cagarla». No se esconde. Consta de tres anuncios de poco más de treinta segundos en los que el ir al baño y dejar tu rastro en el olfato de los demás te fastidia todo.

La campaña la lanzaron hace apenas quince días, pero uno de los tres vídeos tiene ya 2 millones y medio de visualizaciones. ¡Casi nada! Quién nos lo iba a decir… ¡un anuncio de ambientadores con ese número de visitas! Algo bueno habrán hecho. Los otros dos vídeos están lejos aún de llegar a las 100.000 reproducciones.

El que más se ha viralizado muestra la historia de una chica en su trabajo conociendo a la nueva jefa. Todo va sobre ruedas, causa muy buena impresión en la jefa, pero cuando decide ir al baño, ¡error! No va con su V.I.Poo y la jefe lo huele todo. Momento incómodo fácil de evitar.

Otra historia muestra el primer fin de semana juntos de una pareja. Todo es perfecto, muy romántico, hasta cuando él decide ir al baño: cagada otra vez. La tercera historia, que es el vídeo que os compartimos más abajo, narra la primera cena en casa de los suegros. Que si hace voluntariado, que si es un chico diez… Pero en el baño, como todos: inevitable dejar el rastro de peste tras ir a hacer aguas mayores (eufemismo de «hacer caca»).

Una campaña simpática que rompe alguna de las reglas de la publicidad y llevada a cabo por una de las agencias que toma está en la delantera del sector en España. Y todo esto para anunciar un ambientador. ¡Si es que cualquier cosa puede venderse de manera original!