Su padre trabaja lejos de casa. Ella quiere enviarle un mensaje. El típico Whatsapp no sirve. Tiene que ser algo grande para que su padre pueda verlo desde su lugar de trabajo: el espacio. Mensajería instantánea: mirar por la ventana del transbordador espacial y leer lo que te quiere decir tu hija. Instantáneo, pero no tan rápido de escribir.

Claro que este mensaje una niña no podía hacerlo sola. Hyundai aprovechó la historia para posicionar su marca y llegar al público. Objetivo conseguido. Más de 70 millones de visitas tienen en YouTube. Además, el vídeo dota a la marca de buenos valores por la historia que cuenta. No hay nada negativo, que repela a la gente.

Cuando veáis el vídeo pensaréis: ¡qué difícil hacer eso! ¡Cuánto dinero se habrán gastado! Tal vez producir un spot más clásico hubiese sido más barato, pero seguro que no se hubiese viralizado como este. Tendrían que haber pagado para salir en televisión. Con este tal vez habrán pagado para colar algún fragmento en televisión del vídeo, pero lo que es seguro es que para llegar a esas 70 millones de visualizaciones no han tenido que pagar ningún extra: simplemente subirlo a YouTube. Un spot clásico no hubiese logrado ese impacto. Lo que gastan de más por un lado lo ahorran por otro.

Como dato curioso, Hyundai logró con este vídeo un récord Guinness: el de la imagen hecha con marcas de neumático más grande del mundo. El mensaje ocupa una superficie de más de 5 kilómetros cuadrados y puede ser visto a más de 300 metros de altura.