La agencia de publicidad Alma ha lanzado esta curiosa historia para McDonalds en Miami. Unos padres despiden a su hija que va a manejar sola el coche por primera vez, recién aprobada en el examen de conducir.

“¿Y si me siento atrás?”, dice el padre como último intento por acompañarla. Ella, sonriente, se va. Acto seguido el padre le dice a su mujer: “vamos al carro”. Esto es: a seguirla. No se fían.

Hasta aquí, si no supiéramos que el anuncio es de McDonald’s, podríamos pensar que se trata de un anuncio trágico de Tráfico o algo por el estilo. Aunque hay elementos como la actuación de los personajes, la iluminación o el encuadre que ya nos hace presagiar que no va a tener un desenlace trágico el anuncio. Y así es.

Podríais hacer el experimento: mostrarlo a vuestros amigos sin que vean el título del anuncio. En el segundo 18 paras el vídeo y que digan cuál creen que será el final: ¿trágico o no? Los elementos del anuncio apuntan todos hacia la misma dirección. No choca el final.

Todo esto es para anunciar que en Miami –no sabemos si aquí también– te regalan algo para acompañar el café. Agradecido, ¿verdad? Igual de agradecido que los padres podrán estarlo cuando reciban los cafés de parte de su hija.